El talco son unos finos polvos que se suelen usar para evitar la irritación en las pieles de los bebés y controlar la sudoración en las zonas más problemáticas de nuestro cuerpo como pies o axilas…
A pesar de venderse hecho el proceso de realización es bastante sencillo y siempre viene bien tener algo de experiencia en este tipo de asuntos por si en el futuro nos encontramos ante una urgencia y sepamos crear nuestros propios polvos de talco.

MATERIALES:

  • Maicena o fécula de maíz
  • Bicarbonato de sodio
  • Aceite esencial (opcional)
  • Un frasco con con tapa, mejor si tiene agujeros en la tapa
  • Un bol u olla grande

PROCEDIMIENTO

Debemos disponer de una taza de fécula de maíz y una taza de bicarbonato de sodio para colocarlo todo en un bol o en la olla de grandes dimensiones mencionada anteriormente. Una vez esté todo dentro del bol debemos mezclarlo con ayuda de una vara de madera.

Para que desprenda un buen olor se le pueden añadir 25 gotas del aceite esencial.
Debemos dejar secar la mezcla e ir removiendo para luego introducirla en el recipiente con tapa.

Cuando tengamos la cantidad deseada dentro del recipiente hay que dejar que repose por lo menos un día entero, después de ese tiempo podremos usar nuestros polvos de talco libremente.

Desde todolohago esperamos que os haya servido de ayuda.

 

¿Te gustó el contenido? entonces es momento de un ;)




Términos relacionados:



Artículos similares:


Etiquetas: